• lizarweb@gmail.com
Psicólogo sanitario · Máster en terapia de conducta · Nº Col.: G-3685

Lecturas: Miscelanea

  • 1

Acabar con los traumas heredados

La herencia epigenética de los trastornos traumáticos puede anularse bajo determinadas condiciones.

Los traumas graves repercuten sobre el organismo y la conducta de manera duradera, tanto que incluso la descendencia puede heredarlos. Aunque existe una solución. Un equipo dirigido por Isabelle Mansuy, de la Universidad de Zúrich, ha hallado en ratones que la herencia epigenética de los traumas puede anularse bajo ciertas condiciones.

Los científicos separaron una y otra vez de sus madres a crías de ratón recién nacidas. Pronto, los roedores así traumatizados reaccionaron a las situaciones estresantes de modo distinto que sus congéneres. Por ejemplo, se mostraban más tolerantes a la luz clara. Este comportamiento lo transfirieron a su propia descendencia, a pesar de que esta había crecido sin estrés.

Un efecto de la epigenética subyace a semejante herencia traumática: el estrés favorece que algunos grupos metilo del gen que codifica el receptor de glucocorticoides desaparezcan, lo que provoca que aumente la actividad genética. Con motivo de la desmetilación, las células producen más receptores para los neurotransmisores, por lo que se altera el comportamiento de afrontamiento ante condiciones adversas. Este fenómeno sucede sobre todo en el hipocampo, área cerebral que regula el miedo y el estrés. Puesto que los cambios también ocurren en las células reproductoras, las crías se ven afectadas.

En los experimentos de Mansuy se pudieron suprimir tales efectos mediante un entorno enriquecido y libre de estrés: en esas condiciones, los grupos metilo deficitarios parecían reponerse en el ADN. Este hallazgo plantea la posibilidad de influir sobre la herencia epigenética de los traumas e, incluso, eliminarla.

Fuente: Neuropsychopharmacology, dx.doi.org/10.1038/npp.2016.87, 2016


  • 0

El cerebro y el corazón se sincronizan durante el sueño

El sueño oscila cada 25 segundos entre continuidad y fragilidad, tanto en los seres humanos como en los ratones, han descubierto investigadores suizos y alemanes. Esta actividad se convierte en ciclos de 50 segundos compartidos entre instantes de recuperación y de vigilia.

Los investigadores han medido la actividad neuronal y cardíaca de los ratones y humanos durante el sueño y de esta forma han puesto en evidencia un sistema de desarrollo del sueño desconocido hasta ahora, que permite equilibrar las necesidades opuestas de continuidad y fragilidad. Lo que han descubierto más concretamente es que el sueño pasa de un estado a otro cada 25 segundos y que este lapso de tiempo está determinado por un ritmo específico del cerebro que se acompasa con el ritmo cardíaco. Este proceso fue observado tanto en ratones como en humanos. En consecuencia, el cerebro y el corazón se preparan juntos para un despertar inesperado, y a continuación, durante 25 segundos, se sumergen en un sueño más apropiado para la recuperación y la memoria.

Los investigadores explican sobre este mecanismo de sueño recién descubierto que si estamos dormidos y el gato se sube a la cama, nos despertaremos o no dependiendo de si el aterrizaje del gato corresponda en el tiempo con los 25 segundos de alerta o de continuidad.

Los científicos llevan debatiendo algún tiempo sobre las funciones universales del sueño en los mamíferos. Dormir obedece a la necesidad de recuperarse del cansancio, pero al mismo tiempo los mamíferos deben estar atentos a cualquier alteración que pueda ser interpretada como una amenaza.

Las correspondencias encontradas entre las modulaciones rítmicas de la actividad cerebral en los humanos y el ritmo cardíaco se produce durante la etapa del sueño conocida como paradójica, caracterizada por la ausencia de movimientos rápidos del ojo. Estas similitudes podrían revelar una actividad paralela subyacente, según los investigadores. Sandro Lecci y sus colegas de la Universidad de Lausana han desarrollado diferentes experiencias para medir las ondas cerebrales y el ritmo cardiaco durante el sueño de ratones y humanos.

Los resultados muestran un comportamiento similar en los roedores y los humanos, con oscilaciones de 0,02 Hertz observadas en la frecuencia del huso del sueño en la actividad del hipocampo y en los ritmos cardíacos correspondientes.

En el electroencefalograma del sueño, un huso del sueño, también conocido como ritmo sigma, son ondas sinusoidales características de la segunda fase del sueño sin movimientos oculares rápidos. Son generadas en el tálamo y la corteza cerebral.

Los ritmos eléctricos continuos en las partes del cerebro dormido son cruciales para perturbar el tratamiento de la información sensorial. Los husos del sueño, que son los aumentos en la actividad cerebral que se produce durante el sueño “ligero”, reducen la probabilidad de estímulos sensoriales en el córtex. El ritmo del huso del sueño que ha sido identificado se produce durante 50 segundos, de los cuales la mitad es compartida entre el sueño ligero y paradójico.

Este trabajo, publicado en Science Advances, abre la vía a nuevos tratamientos terapéuticos, ya que la comprensión de los mecanismos neuronales que hacen frágil el sueño puede ofrecer tratamientos a las personas que sufren trastornos del su

 

Coordinated infraslow neural and cardiac oscillations mark fragility and offline periods in mammalian sleep

 


  • 0

Desiderata

Camina plácido entre el ruido y la prisa

y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.

En cuanto sea posible y sin rendirte,

mantén buenas relaciones con todas las personas.

Leer más

  • 0

Miedo a volar: un texto de Gabriel García Marquez

Seamos machos: hablemos del miedo al avión

El único miedo que los latinos confesamos sin vergüenza, y hasta con un cierto orgullo machista, es el miedo al avión. Tal vez porque es un miedo distinto, que no existe desde nuestros orígenes, como el miedo a la oscuridad o el miedo mismo de que se nos note el miedo. Al contrario: el miedo al avión es el más reciente de todos, pues sólo existe desde que se inventó la ciencia de volar, hace apenas 77 años. Yo lo padezco como nadie, a mucha honra, y además con una gratitud inmensa, porque gracias a él he podido darle la vuelta al mundo en 82 horas, a bordo de toda clase de aviones, y por lo menos diez veces.No; al contrario de otros miedos que son atávicos o congénitos, el del avión se aprende. Yo recuerdo con nostalgia los vuelos líricos del bachillerato, en aquellos aviones de dos motores que viajaban por entre los pájaros, espantando vacas, asustando con el viento de sus hélices a las florecitas amarillas de los potreros, y que a veces se perdían para siempre entre las nubes, se hacían tortillas, y había que salir a media noche a buscar sus cenizas del modo más natural: a lomo de mula.

Leer más

  • 0

El elefante encadenado

Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante.

Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de su peso, tamaño y fuerza descomunal… pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.Sin embargo, la estaca era sólo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

Leer más

Quote Rotator

Categorías

Formas de pago

  • Ingreso o transferencia bancaria: Recuerda que mediante esta modalidad, puede tardarse varios días en recibir el pago y si se hace por transferencia la entidad bancaria puede cobrar una pequeña comisión.
  • Tarjeta de crédito o débito: Esta forma de pago inmediato es cómoda, rápida y no conlleva ningún gasto adicional para el cliente. Al realizar el pago se conecta con la web segura de la entidad bancaria donde se le pide el número y fecha de caducidad de su tarjeta. Los datos se transmiten cifrados a la entidad bancaria sin que en ningún momento Tu psicólogo-online tenga acceso a esos datos. Una vez autorizada la transacción por la entidad emisora de la tarjeta, la pasarela de pagos de la entidad bancaria informará del resultado de la operación tanto al emisor como al destinatario del abono.
  • PayPal: A través de PayPal puedes realizar pagos por internet de forma segura, sin tener que enviar tus datos bancarios cada vez que realices una compra. Acepta tarjetas de crédito, tarjetas de débito y transferencias bancarias. El servicio de transferencias de PayPal permite cargar el importe de las compras directamente en la cuenta bancaria del comprador y realizar el ingreso inmediatamente en la del vendedor. La operación no tiene comisión para el comprador, ni por parte de PayPal ni de la entidad bancaria, pero nos hemos vistos a añadir un recargo para compensar las elevadas tarifas que nos cobra Paypal que puede llegar al 4,8% en el caso de una orientación por mail. Puede elegir otra forma de pago si quiere evitarlo. Muchas gracias.

Yepp! This is just a design for your awesome website and i am m sure you gona love

Si necesita cita por la tarde contacte conmigo antes de contratar para confirmar si quedan huecos indicando en qué días y horarios puede tener las sesiones. Gracias