Los Celos ¿Un signo de amor?

Los celos han sido, desde hace siglos, argumento recurrente y fértil de la literatura aunque constituyan también el germen de demasiados sucesos desgraciados

Podríamos definirlos como un estado emotivo ansioso que padece una persona y que se caracteriza por el miedo ante la posibilidad de perder lo que se posee-tiene, o se considera que se tiene-posee, o se debiera tener-poseer (amor, poder, imagen profesional o social…).

En el ámbito sentimental, el rasgo más acusado de los celos es la desconfianza y sospecha permanentes en el otro que tiñen, y perjudican gravemente, la relación con la persona amada. La mayoría entendemos por celos ese confuso, paralizador y obsesivo sentimiento causado por el temor de que la persona depositaria de nuestro amor prefiera a otra en lugar de a nosotros.

Leer másLos Celos ¿Un signo de amor?

Relaciones Virtuales

Las nuevas tecnologías no producen necesariamente relaciones perjudiciales, pero tienden a convertirse en problema si son el único instrumento de relación

Sócrates afirmó: «Voy a hablar con la cabeza tapada, para que, galopando por las palabras, llegue rápidamente hasta el final, y no me frene, de vergüenza, al mirarte». Escuchado esto, su discípulo Platón, en uno de sus diálogos escritos, demostró que es más fácil entablar una relación, y mantenerla durante un cierto tiempo, con una persona a la que no ves, a la que no has visto nunca y a la que probablemente nunca verás, que con una persona a la que ves, sobre todo cuando lo que se quiere transmitir son afectos y sentimientos amorosos. Aunque estos filósofos de la Antigua Grecia no conocían las tecnologías de comunicación del siglo XXI, sus palabras ayudan a entender el fenómeno de las relaciones personales remotas que se valen de la palabra escrita para comunicarse.

Leer másRelaciones Virtuales

La comunicación entre hombres y mujeres

Lo que los hombres piensan de la comunicación

  • Hablo de los problemas básicamente para resolverlos.
  • Comunicar gira alrededor de un propósito, no es hablar por conversar sino para informar, resolver y decidir.
  • Hablar de lo que siento a veces me aleja, me incomoda.
  • Me agobias con tus requerimientos de información.
  • Lo mejor que se puede hacer juntos es una acción.
  • Si no sé qué decir, me callo y me siento cómodo.
  • Exageras la importancia de la conversación.
  • Es lícito el uso de bromas dentro de la conversación sobre la relación.
  • Me intimidas, me analizas, me vigilas.
  • Hablan mucho (demasiado).
  • Hablan por hablar.
  • Manipulan a través del lenguaje: dicen mentiras, lanzan indirectas, se hacen las tontas.
  • Manejan el silencio como castigo.
  • Hablo de los problemas como modo de conexión íntima contigo.
  • Comunicar es generar intimidad
  • Disfruto hablando de lo que siento y de la relación personal.
  • No te digo clara ni directamente ciertas cosas porque deben salir de ti para mostrarme afecto, interés y atención (estilo indirecto).
  • No me cuentas nada (confidencias).
  • Lo mejor que se puede hacer juntos es hablar.
  • Siempre hay algo que decir, hablando me siento cómoda.
  • Le quitas importancia a la comunicación.
  • Las bromas, fuera de la comunicación sobre la relación.
  • No me escuchas, no me miras a los ojos.

Leer másLa comunicación entre hombres y mujeres