TERAPIA ONLINE

A pesar de ser ya más de 12 años los que llevo practicando la terapia online, aún sigue sorprendiéndome el escepticismo de algunas personas cuando les hablo de esta modalidad. ¿Pero… es posible atender pacientes por internet?, ¿ Y eso… funciona?

Es cierto que suelen ser personas de cierta edad, y sobre todo, independientemente de la edad, gente que usa escasamente internet y desconfía de todo lo que venga por esa vía. También hay psicólogos que, a estas alturas del siglo, aún mantienen reparos a contactar con esta modalidad. Pero son una minoría decreciente los terapeutas que aún no han incorporado a su consulta de psicología clínica o sanitaria la atención psicológica online en alguna de sus modalidades.

La realidad es que la terapia online, por internet, terapia virtual, ciberterapia o e-terapia, como también se la conoce, funciona, y en la mayoría de los casos, muy bien. Ha llegado para quedarse, complementando en unos casos a la psicoterapia tradicional, y en otros, siendo una muy buena alternativa a la misma.

 

ORIGEN Y DESARROLLO DE LA TERAPIA ONLINE

Los primeros antecedentes de la atención psicológica online pueden encontrarse en la telemedicina que se comenzó a usar en los años 90 en Estados Unidos y Australia, para atender a la población de áreas remotas en esos dos extensos países.

Podemos considerar como un remoto precursor de la psicoterapia a distancia a Freud, que en las primeras décadas del siglo XX ya realizaba terapia epistolar, dando apoyo psicológico mediante cartas a pacientes que se encontraban lejos de su consulta, incluso en otros países.

En Europa y concretamente en España, comenzaron a verse webs que ofrecían terapia online a finales de los 90 pero sobre todo a partir del 2000. Al principio ofrecían asesoramiento y orientación por email, por chat escrito y algunas también por teléfono y artículos de divulgación.

Hoy en día podemos encontrar cientos y cientos de webs y plataformas que ofrecen servicios psicológicos en línea, así como también infinidad de artículos divulgativos sobre cualquier rama de la psicología. Si se escribe en el buscador de google “terapia online” aparecen cerca de 200.000 resultados. Hay cientos de consultas psicológicas online, posiblemente miles si tenemos en cuenta las que ofrecen psicoterapia online en español en los países de América latina.

Es posible que muchos usuarios se vean perdidos entre tanta oferta: webs que ofrecen terapias de todo tipo de escuelas psicológicas, terapeutas que son psicólogos o psiquiatras, otros que no lo son, gente que ofrece coaching, servicios que se ofrecen desde una web y otros que lo hacen desde una aplicación de móvil, sesiones de 20 minutos, sesiones por tarificación especial a través de un número 807,  sesiones de 45 o 50 minutos, de 60, o de 75 o 90 minutos como tenemos en tupsicologo-online.es.

También hay una gran diversidad de precios o tarifas. Desde menos de 20 euros hasta más de 80 o más por sesión. Cuidado con los precios demasiado económicos, además de constituir una competencia desleal con la profesión, generalmente estan ofrecidos por psicólogos recién graduados y sin experiencia, o en el peor de los casos, por intrusos sin formación que van a estafar y poner en peligro la salud de las personas que caigan en sus manos.

 

¿EN QUÉ CONSISTE LA TERAPIA ONLINE?

Podríamos decir que la terapia online es la que se realiza cuando terapeuta y paciente se encuentran en lugares distantes, y se comunican a través de cualquiera de los medios disponibles en internet.

En la psicoterapia online se siguen exactamente los mismos protocolos y procedimientos que en la terapia presencial: evaluación, identificación de problemas, planteamiento de objetivos, seguimiento, etc.

Se identifica el problema del paciente pasando a investigar los factores predisponentes, precipitantes y que contribuyen a mantener el problema en el tiempo.

La terapia online también debe ofrecer los mismos requisitos y garantías que la terapia presencial: Debe ser realizada por un profesional colegiado formado en psicología clínica, sanitaria o en psiquiatría. Son estos los únicos profesionales autorizados para diagnosticar y tratar trastornos mentales.

En definitiva, lo único que cambia es el formato o la via que nos permite acceder al paciente. Lo esencial se sigue manteniendo en la ciberterapia.

 

2 TIPOS DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA ONLINE

La atención psicológica online utiliza comunicaciones a través de Internet, que pueden ser sincrónicas o asincrónicas. La comunicación sincrónica se da cuando emisor y receptor se comunican simultáneamente en el tiempo, como ocurre en la videoconferencia, el chat por voz y el chat escrito.

La comunicación asincrónica ocurre cuando la relación no es simultánea. La más común es el e-mail, pero también pertenecen a este tipo los foros y las listas de correo. La primera modalidad favorece el diálogo y la clarificación de los posibles malentendidos que toda comunicación puede conllevar y la segunda puede promover la reflexividad.

La terapia online permite combinar ambas modalidades, usando la comunicación sincrónica para las sesiones y la asincrónica para el contacto entre sesiones aprovechando de esta manera las ventajas de las dos.

 

Mujer en terapia online con portátil

 

LAS TRES AES DE LA TERAPIA ONLINE

Las virtudes de la terapia online girarían en torno a 3 ejes o coordenadas:

Accesibilidad, ahorro y anonimato.

ACCESIBILIDAD

La ciberterapia ha permitido el acceso al psicólogo a personas que hace años tenían muchas dificultades o les era directamente imposible. Personas que viven en zonas rurales y apartadas, ciudades pequeñas, o expatriadas en lejanos países, ya no tienen ese problema si disponen de acceso a Internet.

Cada vez es más frecuente que el psicólogo online tenga pacientes que demandan sus servicios desde otros países. Lo más frecuente es que sea desde Europa, especialmente desde Alemania, Francia, Suiza, países nórdicos, Reino Unido, Irlanda, u Holanda.

Pero también desde Estados Unidos, Méjico y otros países sudamericanos, y cada vez más desde Asia, sobre todo China y Oriente medio. Incluso hemos tenido alguna vez pacientes que han tenido sus sesiones desde un yate o un crucero, estando cada semana en puntos diferentes del globo.

La terapia online también ha permitido una mucho más libre elección de psicólogo y de tipo de terapia. Antes muchos tenían que limitarse a lo que tenían más a mano en su ciudad, aunque no fuera lo que necesitaban o querían.

Si decides buscar ayuda psicológica en línea puedes encontrar casi con la misma facilidad un psicoanalista, un terapeuta Gestalt, un especialista en hipnosis ericsoniana o un psicólogo cognitivo-conductual. Y sin que importe que vivas en Madrid, Cuenca, Dublín o en cualquier apartado pueblecito de la sierra.

AHORRO

El paciente economiza tiempo y dinero. Ya no tiene que esperar molestas esperas o acometer desplazamientos (a veces muy largos) que también suponen un coste añadido al de las sesiones.

Ya sea desde su domicilio o incluso a veces desde el lugar de trabajo, la persona puede tener su sesión de forma muy cómoda. De esta manera, ahora pueden tener terapia personas a las que antes la falta de tiempo se lo impedía.

En general la terapia online suele ser más barata que la presencial aunque ya se comienzan a ver tarifas de psicólogos online que superan la media de la terapia presencial. Pero siguen siendo casos muy puntuales.

ANONIMATO

La desinhibición producida por la no presencia física del psicólogo online facilita la apertura y la expresión emocional del paciente online. En este sentido las modalidades que facilitan más esta ventaja son de menor a mayor grado: el email y el chat escrito, la sesión telefónica y la video-conferencia.

La terapia online también permite mayor discreción y confidencialidad ya que nadie lo verá entrar en la consulta del psicólogo.

 

¿CÓMO ES NUESTRA TERAPIA ONLINE?

En tu psicólogo online solo hacemos terapia, en sentido estricto, de forma sincrónica; esto es, a través de sesiones de terapia por chat escrito, voz, teléfono y videoconferencia, ya que a lo largo de los años hemos comprobado que es la única modalidad que permite un nivel de diálogo adecuado para desarrollar una terapia eficaz.

Durante los primeros años ofrecíamos bonos de orientación por mail con la idea de que con varios emails consecutivos se pudiera profundizar en la situación o problema a resolver. Pero nos encontramos que eran utilizados con demasiada frecuencia como una forma alternativa de resolver sus trastornos ya que les parecía más económica y sin tener que estar sujetos a la obligación de coincidir a cierta hora con el terapeuta online para las sesiones.

Casi siempre estos intentos de tratar trastornos de todo tipo y problemas serios mediante email, acababan frustrando tanto al paciente como al terapeuta y decidimos retirar el servicio. Es imprescindible el dialogo directo que permita explicar, preguntar, insistir cuando sea necesario, profundizar e incluso atender a lo no dicho de forma explícita o al lenguaje no verbal. Ese nivel de dialogo e información solo lo permiten, de menor a mayor grado, las sesiones de terapia en forma de chat, voz o videoconferencia.

  Actualmente solo ofrecemos un único servicio de orientación por mail dirigido a solventar problemas menores y puntuales en forma de información personalizada según el nivel de detalle y profundidad de la información que nos haya aportado el cliente.

En el resto de casos, el email se convierte en la forma habitual de comunicación entre sesiones para el paciente y el psicoterapeuta online. A través de este medio intercambiaremos dudas, avisos de cancelación o aplazamiento, que siempre deben ser hechos con una antelación mínima de 24 horas, y lo más importante: las tareas terapéuticas que hayan acordado terapeuta y paciente en las sesiones para realizar a lo largo de la semana, así como textos, enlaces, videos o audios que el terapeuta crea necesarios para complementar los temas tratados en las sesiones. Esto se conoce como biblioterapia y es un importante elemento potenciador de la terapia online.

Cuando comencé a ofrecer terapia online a tiempo completo, allá por el año 2007, la inmensa mayoría de sesiones eran por chat escrito y unas pocas eran telefónicas. En los últimos años esto ha cambiado mucho. La incesante mejoría en la calidad de las conexiones de internet fijo y móvil han permitido un enorme crecimiento de las videoconferencias, lo cual permite desarrollar una sesión de terapia casi en igualdad de condiciones con la presencial. Podemos aplicar prácticamente todas las técnicas terapéuticas de la terapia cognitivo-conductual.

Pero quizás, la característica que más nos diferencia de otras webs y plataformas que ofrecen atención psicológica online es la duración de nuestras sesiones. En nuestra consulta de psicología online decidimos en su momento aumentar la duración de las sesiones para compensar, por una parte, los posibles defectos de conexión que se puedan producir, que hoy en día son cada vez menos frecuentes. Y por otra, permitir que tanto el paciente como el psicoterapeuta puedan estar tranquilos y menos pendientes del reloj, lo cual va a permitir profundizar en los temas más sensibles y problemáticos. Frecuentemente en sesiones más cortas, estando ya cerca el final, el paciente recuerda algo significativo que ya no da tiempo a investigar o desarrollar. En sesiones de 75 minutos, como las que nosotros hacemos desde hace años, eso es mucho menos probable que ocurra.

La primera sesión es más larga, de unos 90 minutos, para permitir explorar y analizar los datos más importantes que el paciente ha aportado en los primeros tests y cuestionarios de evaluación previos a la primera sesión. Esto permite avanzar mucho más rápido en la evaluación del trastorno del paciente para poder comenzar cuanto antes con las primeras pautas terapéuticas. En nuestra consulta online hemos decidido ya hace años, que es mucho más eficaz que el paciente rellene un par de cuestionarios básicos antes de la primera sesión para compensar la posible pérdida de información no verbal que se puede dar respecto a una terapia realizada en un gabinete presencial.

La terapia online se adapta perfectamente a las características concretas de la terapia cognitivo conductual, especialmente en lo referente a consulta de dudas y a la realización y envío de tareas entre sesiones: Registros escritos de pensamiento donde el paciente identifica y anota sus pensamientos automáticos, sus emociones y conductas, y luego analiza y debate esos pensamientos buscando sus fallos lógicos, su falta de pruebas o su carencia de utilidad, cuando no son directamente altamente perjudiciales. También pueden ser registros de exposiciones, relajación, escritos libres de algún estado emocional, sueños, o cualquier otra técnica que se haya acordado con el paciente en las sesiones.

 

RECOMENDACIONES PARA EL PACIENTE DURANTE LAS SESIONES DE TERAPIA ONLINE

Aunque decíamos que la calidad de las conexiones de internet fijo y móvil están avanzando exponencialmente, y a corto plazo lo van a hacer aún más con la llegada, ya inminente, del 5G, vemos que algunos pacientes eligen sesiones de video cuando disponen de conexiones lentas o muy poco estables que dificultan la comunicación. En casos así, es mejor contratar sesiones por voz, telefónicas si están en España, o por chat escrito, que, aunque pueda parecer lo contrario, pueden ser en muchos casos tanto o más efectivas que las de video. Sobre todo, si el problema a tratar no requiere de la aplicación de técnicas de respiración, relajación, desensibilización sistemática, exposiciones en imaginación, etc. que son frecuentes por ejemplo en casos de ansiedad y sobre todo en fobias de cualquier tipo.

Si se tiene una conexión lenta o inestable es mejor elegir sesiones por voz, telefónicas o por chat.

Es siempre preferible contar con una conexión por cable, si es posible, en lugar de conectarse por wifi o por el 3G o 4G.

Debe también asegurarse de que estará solo en la habitación que use para las sesiones. Especialmente si debe hablar de temas íntimos o comprometedores. Esto es especialmente crítico en terapias relacionadas con problemas familiares o de pareja.

Es preferible el uso de auriculares, que mejoran parcialmente la confidencialidad y discreción y, a la vez, la calidad del sonido, evitando acoples, ecos, etc., que a veces pueden ocurrir durante las llamadas. En el caso de que las sesiones sean telefónicas, los auriculares permiten también evitar radiación cerebral y problemas de dolor postural ya que son conversaciones de larga duración.

Conviene también tener a mano bolígrafo y papel para tomar algunas notas de pautas, recomendaciones, instrucciones para alguna técnica, algún libro o cualquier otro recurso que el psicólogo online recomiende durante la sesión. Generalmente se van a enviar instrucciones específicas de las técnicas que se utilicen, pero siempre es recomendable que el paciente mantenga una actitud activa durante la sesión, y la toma de notas favorecerá el recuerdo y la mejor asimilación de lo que se hable durante las sesiones online a lo largo de la terapia.

Para ir concluyendo, si tienes dificultades para acudir a un psicólogo presencial, vives en otro país y sufres dificultades de adaptación, o simplemente, si te parece más cómoda y fácil la terapia online, anímate a probarla y decide por ti mismo. Espero que este post te haya servido para resolver dudas y conocer un poco mejor como funciona. Si te queda alguna duda no dudes en contactarme.

Francisco Porto

Psicólogo Sanitario, Máster en terapia de conducta y fundador de tupsicologo-online.es