Trastorno de pánico

Descripción:

La principal característica del Trastorno de Pánico es la presencia de ataques de pánico recurrentes, inesperados y que no se encuentran relacionadas con ninguna circunstancia particular, son espontáneas, sin un factor externo que las desencadene. No son producidas por una exposición a una situación social (ansiedad social) o por un estímulo temido como ocurre en las fobias simples.

El Trastorno de Pánico representa el miedo persistente a padecer un nuevo ataque de Pánico, es el miedo al miedo y se lo denomina Ansiedad Anticipatoria
Los ataques de Pánico, inesperados y recidivantes, presentan cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • • Miedo intenso a morir o a estar sufriendo un ataque cardíaco o alguna enfermedad física grave que ponga en riesgo la vida
    • Miedo intenso a volverse loco o a perder el control de sí mismo
    • Taquicardia
    • Sensación de ahogo o falta de aire
    • Opresión en la garganta (sensación de no poder respirar) o en el pecho
    • Náuseas, vómitos o molestias y dolores abdominales
    • Inestabilidad, mareos o desmayos
    • Sudoración
    • Palidez
    • Temblores o espasmos musculares
    • Sensación de irrealidad (sentir al mundo externo como algo extraño)
    • Sensación de no ser uno mismo (despersonalización)
    • Hormigueos (parestesias)
    • Escalofríos o sensación de frío intenso
    • Las crisis se inician bruscamente, alcanzan su máxima intensidad en los primeros diez a quince minutos y suelen durar menos de una hora. Producen un estado de total agotamiento psicofísico.
    • Se pueden producir síntomas de tipo depresivo, miedo a salir o alejarse del hogar o necesidad de hacerlo acompañado por una ser muy cercano (esto se denomina Agorafobia). La persona se siente muy hipersensible y vulnerable.
    • La persona que lo padece puede cambiar en forma brusca sus hábitos de vida: no quiere salir solo de la casa o viajar, sufre retraimiento social, o incluso abandona sus actividades laborales o académicas.

 

Curso:

Comienza generalmente entre el final de la adolescencia y los 45 años. El curso típico es de carácter crónico, con altibajos. Algunas personas presentan brotes episódicos separados por años de remisión, mientras que otras presentan síntomas intensos de forma continuada.
Aunque la Agorafobia puede aparecer en cualquier momento, suele hacerlo en el primer año desde la aparición del primer ataque de pánico.

 

Patrón familiar:

Los parientes de primer grado de los pacientes con Trastorno de Pánico tienen entre cuatro y siete veces más probabilidades de presentar el trastorno. Los estudios con gemelos indican cierta influencia genética.

 

Tratamiento del trastorno de pánico:

Un tratamiento adecuado para el trastorno de pánico puede prevenir ataques posteriores o hacer éstos menos severos y frecuentes, lo que permite un gran alivio al 70 -90 % de las personas que sufren este trastorno.
Es frecuente que los pacientes con trastorno de pánico necesiten tratamiento para otros problemas emocionales. La depresión se asocia frecuentemente con los trastornos causados por pánico al igual que el abuso del alcohol y otras drogas.
La terapia online ha demostrado tener una alta eficacia en el tratamiento del trastorno de pánico. En tu psicólogo online desarrollamos una terapia de corte cognitivo-conductual basada en los siguientes puntos:
En primer lugar se realiza una cuidadosa evaluación del caso, identificando de qué modo se presenta la ansiedad en el paciente y qué factores la originan y mantienen.

El siguiente paso es explicar al paciente qué es la ansiedad y en qué consisten los ataques de pánico. Esta fase se denomina “Psicoeducación” y consiste en corregir conceptos equivocados acerca de los procesos psicológicos y sus consecuencias, aportando información correcta y coherente con la investigación científica. La información adecuada de su trastorno tiene un efecto tranquilizador.

A partir de este momento ya podemos comenzar con el diseño de la terapia online. El primer objetivo en el trastorno de pánico es tratar de aliviar de manera rápida los síntomas más molestos del cuadro.

El tratamiento cognitivo trata de modificar las creencias que el paciente sobre las sensaciones que percibe en los ataques de pánico. Los pacientes tienden a sobre-estimar y magnificar (catastrofizar) estas sensaciones. El pensamiento “estoy sufriendo un infarto” puede sustituirse por otro más realista: “sólo son síntomas de la ansiedad, mi vida no corre ningún peligro”.

El tratamiento conductual del trastorno de pánico incluye tres aspectos:
1.Entrenamiento en respiración abdominal para evitar la hiperventilación y ayudarle a controlar su sobre-activación.
2.Exposición gradual a las sensaciones que el paciente teme mediante ensayos conductuales e imaginarios.
3.Entrenamiento en relajación. En tu psicólogo online usamos diferentes técnicas respiratorias, relajación muscular y sobre todo el Entrenamiento Autógeno de Schultz.

Cuando el paciente se implica en la terapia y trabaja las tareas entre sesiones (registros de pensamiento, exposiciones, prácticas de respiración y relajación, básicamente), la mejoría ya empieza a verse por lo general en las dos o tres primeras semanas.

Pueden darse recaídas que bajo la supervisión y el apoyo del terapeuta se superan con rapidez y relativa facilidad. Pero si todo va bien, la tendencia general es ha seguir mejorando hasta la superación total del trastorno, o en su defecto, una importante y significativa reducción de la intensidad y frecuencia de los ataques que permite al paciente seguir su vida con normalidad.

Si estás interesado en comenzar una terapia en Tu psicólogo online puedes ver nuestros diferentes formatos de sesiones y sus tarifas aquí.

 

Francisco Porto
Psicólogo Sanitario y Master en Terapia de Conducta.
Referencias Bibliográficas:
Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM-IV TR

Deja un comentario