• lizarweb@gmail.com
Psicólogo sanitario · Máster en terapia de conducta · Nº Col.: G-3685

Lecturas: Salud

  • 0

Café y té, ¿protectores del cerebro?

 

Su consumo diario se vincula a índices menores de depresión y declive cognitivo.

Tal vez el té y el café no se limiten a proporcionarnos el empujón matutino que necesitamos para arrancar en nuestro día a día; también podrían contribuir a mantener sano el cerebro. Numerosos estudios recientes relacionan ambas bebidas con la prevención de la depresión y de las enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

 

En un estudio longitudinal de diez años de duración, investigadores de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) examinaron los posibles vínculos entre la depresión y la ingesta de café, té y refrescos. Los autores registraron el consumo de las bebidas en más de un cuarto de millón de participantes adultos entre los años 1995 y 1996. Compararon esos valores con los informes de depresión facilitados por los propios encuestados después del año 2000. Los resultados revelaron que la ingesta habitual de café coincidía con un riesgo algo menor de padecer depresión, según publicó PLOS ONE en abril de 2014. En cambio, quienes bebían más de cuatro refrescos azucarados al día presentaban un riesgo un 30 por ciento mayor de desarrollar un trastorno depresivo al cabo de cinco o diez años. Los refrescos con edulcorantes eran los que quedaban peor parados: los probandos que tomaron bebidas light (cuatro o más unidades al día) durante el período estudiado manifestaron un mayor riesgo de depresión. El mismo estudio señala que el té produce un escaso efecto protector, aunque existen trabajos que demuestran lo contrario.

 

En 2013 se halló que los chinos adultos que tomaban con regularidad té presentaban un riesgo menor de sufrir depresión: si bebían la infusión entre uno y cinco días a la semana, la posibilidad de trastorno disminuía en un 21 por ciento; si el consumo de té era diario, el porcentaje alcanzaba un 41 por ciento.

 

Pero no solo eso. La rutina de beber café o té reduce asimismo el declive cognitivo, señalan algunos trabajos. Existen investigaciones en roedores que, tras analizar compuestos específicos del café y del té, respaldan el supuesto de que algunas de estas sustancias previenen de las enfermedades de Alzheimer y Parkinson.

 

En julio de 2014, Neurobiology of Aging publicaba en línea que si se añadía eicosanoil-5-hidroxitriptamida (un componente del café) a la dieta de ratas, el cerebro de estas quedaba protegido de las alteraciones patológicas típicas del alzhéimer. Otro experimento, este de 2013, reveló que el mismo compuesto tenía efectos protectores en múridos transgénicos con párkinson.

 

Además, puede que la cafeína no solo proteja al cerebro, sino que también le favorezca. En septiembre, un artículo de la misma publicación mostraba que si se añadía cafeína al agua que bebían los ratones, los ovillos de proteína comunes en el alzhéimer se reducían en los animales a la vez que prevenía el déficit en la memoria espacial.

 

Todavía es demasiado pronto para asegurar que los refrescos influyen en la depresión o que el café o el té protegen al cerebro de dicho trastorno. Sin embargo, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que una taza de té o café a diario no perjudica.

 

Tori Rodriguez

 


  • 0

La importancia de la vitamina D

 

Según nuevos estudios, la deficiencia en vitamina D puede mermar la función cognitiva.

 

La insistencia en evitar los cánceres de piel puede tener consecuencias insospechadas: una merma en las funciones cerebrales por escasez en vitamina D. La “vitamina del sol” es sintetizada en nuestra piel al exponernos a la luz solar directa, pero las cremas protectoras impiden tal proceso. Y aunque es bien sabido que la vitamina D contribuye a la salud de los huesos y a la regulación de las concentraciones de calcio –algo de importancia vital y por eso se enriquece la leche– cumple también muchas más funciones. Ahora se ha vinculado la actividad de este nutriente liposoluble, una cuasi-hormona, a cierto número de funciones en todo el organismo, entre ellas, las funciones cerebrales.

“Sabemos que existen receptores para la vitamina D por todo el sistema nervioso central y en el hipocampo”, ha explicado Robert J. Przybelski, de la facultad de medicina y salud pública de la Universidad de Wisconsin. “Sabemos también que la vitamina D activa y desactiva enzimas en el cerebro y en el líquido cefalorraquídeo, enzimas que intervienen en la síntesis de neurotransmisores y en el crecimiento de los nervios.” Además, estudios de laboratorio y con animales vivos llevan a pensar que la vitamina D protege a las neuronas y reduce la inflamación.

Dos nuevos trabajos realizados en Euro­pa, con las miras puestas en la vitaminaD y la función cognitiva llevan un paso más allá. En el primero, dirigido por David Llewellyn, de la Universidad de Cambridge, se evaluaron los valores de vitamina D en más de 1700 personas de ambos sexos, inglesas y de 65 años de edad o más. Los probandos fueron divididos en cuatro grupos, en función de sus concentraciones de vitamina D en sangre: gravemente deficitario, deficitario, insuficiente (en el límite) y óptimo. Se examinó después su función cognitiva.

Se descubrió que, cuanto menores eran los valores de vitamina D, peor era su rendimiento en una batería de tests mentales. Así, en el cuartil más gravemente deficitario la frecuencia relativa de discapacidades cognitivas duplicaba con holgura a la del grupo óptimo.

En un segundo estudio, dirigido por científicos de la Universidad de Manchester y publicado en línea en mayo de 2009, se examinaron los valores de vitamina D y el rendimiento cognitivo de más de 3100 hombres, de edades comprendidas entre 40 y 79 años en ocho países europeos. Del análisis de los datos se infería que los individuos con niveles más bajos de vitamina D exhibían menor velocidad de procesamiento de información. La correlación era especialmente fuerte en los varones de más de 60 años. “Resulta de gran importancia que esta correlación haya sido establecida en un estudio clínico a gran escala en humanos”, explica Przybelski. “Aunque todavía es mucho lo que ignoramos.”

Si bien sabemos que los valores bajos de vitamina D están asociados con el deterioro de las facultades cognitivas, se ignora si con niveles elevados u óptimos se podrán reducir las pérdidas de cognición. Tampoco está claro que la administración de vitamina D a quienes carecen de la suficiente les facilite la recuperación de algunas de estas funciones cerebrales de alto nivel.

Dado que la degradación cognitiva es con frecuencia precursora de la demencia y de la enfermedad de Alzheimer, la vitamina D constituye un tema muy debatido entre los investigadores del alzheimer, que se proponen elucidar cuanto antes esas cuestiones. Przybelski, por ejemplo, se está planteando estudiar los efectos de un suplemento de vitamina D en adultos sanos, normales, de edad avanzada, que vivan en residencias o comunidades similares, para ver si ello afectará la incidencia a largo plazo de la patología.

¿Cuánta vitamina D es la suficiente? Los expertos afirman que entre 1000 y 2000 IU diarias –aproximadamente, la que sintetizaría nuestro cuerpo con una exposición a la luz solar de unos 15 a 30 minutos dos o tres veces por semana– sería el intervalo ideal para casi todos los adultos sanos. No se olvide, empero, que el color de la piel, el lugar donde se vive y la superficie de piel expuesta son factores todos ellos que afectan a la cantidad de vitamina que se produce.

—Diane Welland


  • 0

8 consejos para perder peso

¿Es realmente posible perder peso y mantener éste a raya?

Por supuesto.

Casi cualquier persona que tenga un poco de sobrepeso puede mantener sin problema una pérdida de peso de 4 a 9 kg aproximadamente  y algunas personas obesas pueden reducir muchos kilos. De hecho, en un estudio reciente de “personas que redujeron de peso” en forma exitosa (personas que perdieron peso en un promedio de 30 kg  y mantuvieron su peso a raya durante al menos 5 años). Los investigadores encontraron que incluso personas con los problemas de peso más pertinaces, incluyendo quienes hacen dietas y luego sufren el efecto yo-yo y aquellos que han sido obesos desde la infancia, pudieron adelgazar.

Leer más

  • 0

Ejercicio físico y Depresión

¿Puede el ejercicio en realidad mejorar mi estado de mal ánimo?

Sí. Una caminata a paso brioso tres veces a la semana puede ayudarle a recuperarse de una depresión en menos tiempo, puede disminuir la severidad de la misma, e incluso puede prevenir desde un principio que sea afectado por la melancolía o la tristeza. Docenas de estudios clínicos han demostrado que el ejercicio puede de manera significativa aliviar síntomas físicas y emocionales en personas que sufren de la depresión clínica. Otros estudios han demostrado que personas de cualquier edad, sea usted joven o en edad avanzada, sufrirán menos problemas físicos y mentales tanto como gozaran de un mejor auto-estima al seguir un régimen fijo de ejercicio.

Leer más

  • 0

El alcohol, la peor de las drogas

El alcohol es peor para el adicto y su entorno que la heroína o el crac Un estudio realizado en Gran Bretaña evalúa las drogas en su vertiente sanitaria, así como en la económica y la familiar Provoca la mitad de muertes, pero más lesiones y crímenes y un mayor coste para la sanidad .

El alcohol es una droga más dañina que la heroína o el crac. Esta es la principal y más llamativa conclusión de un estudio realizado por dos ex asesores del Gobierno británico y publicado esta semana en la revista The Lancet. La justificación de los científicos -David Nutt y Leslie King- es que, aunque las llamadas drogas duras provocan más muertes y en general más daños en quienes las consumen, el alcohol, y en menor medida el tabaco, genera muchos más daños sociales, lesiones, crímenes y costes sanitarios.

Leer más

  • 0

Los beneficios de dejar de fumar

Tiempo sin fumar y los consiguientes cambios beneficiosos para la salud

En 20 minutos la tensión arterial y el ritmo del pulso retornan a los niveles normales.

En 8 horas los niveles de nicotina y monóxido de carbono se reducen a la mitad, los niveles de oxígeno vuelven a la normalidad.

Leer más

  • 3

El Estrés y el Aumento de Peso

Las rosquillas y los doritos nunca han resuelto los problemas de nadie, sin embargo eso no nos impide buscar consuelo en esa clase de comida.

Cuando el trabajo se hace frenético, cuando los planes se derrumban, cuando las relaciones fallan, tenemos la tendencia de calmar la mente llenando el estómago.

“Todos tenemos nuestra comida reconfortante,” dice Marci Gluck, PhD, psicóloga de investigaciones clínicas con los Institutos Nacionales de Salud (NIH). Una bolsa de totopos, un plato grande de macarrones con queso, o un cartón de helado de moca bombón, todos pueden hacer que una persona se sienta mejor.

Leer más

  • 0

Dieta sin ansiedad

Algunas dietas demasiado estrictas generan tal ansiedad que llevan a comer más para calmarla

La estética es la principal razón por la que muchas mujeres deciden ponerse a dieta, frente a los hombres, que generalmente priman la salud. Ésta es la primera conclusión extraída del reciente estudio ‘Preocupaciones, percepciones y hábitos en relación con el control de peso corporal en diversas poblaciones españolas’, elaborado por la Universidad Complutense de Madrid. En su elaboración se han estudiado a 2.168 personas, 575 varones y 1.593 mujeres.

Leer más

Quote Rotator

Categorías

Formas de pago

  • Ingreso o transferencia bancaria: Recuerda que mediante esta modalidad, puede tardarse varios días en recibir el pago y si se hace por transferencia la entidad bancaria puede cobrar una pequeña comisión.
  • Tarjeta de crédito o débito: Esta forma de pago inmediato es cómoda, rápida y no conlleva ningún gasto adicional para el cliente. Al realizar el pago se conecta con la web segura de la entidad bancaria donde se le pide el número y fecha de caducidad de su tarjeta. Los datos se transmiten cifrados a la entidad bancaria sin que en ningún momento Tu psicólogo-online tenga acceso a esos datos. Una vez autorizada la transacción por la entidad emisora de la tarjeta, la pasarela de pagos de la entidad bancaria informará del resultado de la operación tanto al emisor como al destinatario del abono.
  • PayPal: A través de PayPal puedes realizar pagos por internet de forma segura, sin tener que enviar tus datos bancarios cada vez que realices una compra. Acepta tarjetas de crédito, tarjetas de débito y transferencias bancarias. El servicio de transferencias de PayPal permite cargar el importe de las compras directamente en la cuenta bancaria del comprador y realizar el ingreso inmediatamente en la del vendedor. La operación no tiene comisión para el comprador, ni por parte de PayPal ni de la entidad bancaria, pero nos hemos vistos a añadir un recargo para compensar las elevadas tarifas que nos cobra Paypal que puede llegar al 4,8% en el caso de una orientación por mail. Puede elegir otra forma de pago si quiere evitarlo. Muchas gracias.

Yepp! This is just a design for your awesome website and i am m sure you gona love

Si necesita cita por la tarde contacte conmigo antes de contratar para confirmar si quedan huecos indicando en qué días y horarios puede tener las sesiones. Gracias