Testimonios

Paula nos cuenta como fue su terapia por fobia a las ratas (musofobia)

Hace un tiempo y luego de encontrarme desesperada con una fobia a ratas y ratones que en algún momento me impidió salir de casa por unas semanas, decidí a tomar esta terapia online. Soy chilena y vivo en Alemania por lo que hacer una terapia en español aquí, era un poco difícil de encontrar porque no vivo en una gran ciudad.
Al principio no tenía muchas esperanzas que me ayudara porque ya había intentado antes tratar esta fobia y no funcionó, además era algo tan fuerte que no podía imaginar que podría curarse.
También esta modalidad online no me convencía del todo ya que siempre había pensado que no permite una relación cálida y cercana al estar frente a un ordenador y no compartiendo el mismo espacio físico, pero me lleve una grata sorpresa al darme cuenta que no fue así.
Comencé la terapia con un fobia terrible que no me permitía ni siquiera ver un video de ratas o ratones. Desde el día uno Francisco me ayudó a comprender mi situación, entender las razones por las cuales había comenzado esta fobia y por qué en este momento de mi vida se había acentuado muchísimo más.
A medida que la terapia se iba llevando a cabo fui mejorando notablemente y ahora que ya hemos terminado, hasta he llegado a pensar en comprarme una rata de mascota.
La modalidad que utiliza Francisco es muy buena, claro que necesitas poner trabajo de tu parte, pero finalmente obtienes un buen resultado, además de enseñarte técnicas o estrategias para lidiar con situaciones, que si las trabajas desde un principio, puedes evitar que se vuelvan un problema.
Estoy feliz y muy agradecida y ahora que miro con distancia, me parece increíble pensar como pude tener fobia a un animal.

Al escribir esto, pienso en mí hace un tiempo atrás, cuando tenia muchas dudas de tomar una terapia online y espero que le sirva a alguien que esté en esa situación ahora. Tomarla ha sido una excelente decisión para mi.

Saludos
Paula

La experiencia de Daniel en terapia

Recientemente culminé un proceso terapéutico con Francisco y ha sido una experiencia positiva en mi vida, cuando le busqué estaba en un momento de mi vida que no sabía qué hacer, me encontraba en una situación bastante complicada que había desencadenado en un episodio depresivo. Desde el inicio del proceso terapéutico Francisco me ayudó a comprender mi situación, entender las razones por las cuales había comenzado mantenido esa situación tan dañina en mi vida y en la vida de otras personas, y de igual manera me ayudó a analizar las opciones que tenía para cambiar la situación y las consecuencias de cada una de estas, me motivó y acompañó durante todo el proceso de cambio. Ahora puedo decir que mi vida es diferente y que aprendí a ver las cosas de manera diferente y a disfrutar la vida, por primera vez en mucho tiempo tengo una sensación de paz conmigo y con quienes me rodean. Y lo más importante es que aprendí a utilizar estrategias que me permitirán seguir mejorando para mi bien y el de mi familia. Saludos

Daniel

 

Sonia, 39 años: La terapia que ha recuperado mi vida.

Hace ya unos meses, terminé mi terapia con Francisco, y escribo esta opinión ahora, por si le puede servir de referencia a alguien.

Tengo ahora 39 años, antes de iniciar la terapia, estaba totalmente perdida, llevaba ya unos años con muchísimos problemas de salud, ni siquiera sé cómo empezaron, pero pase de ser una chica alegre, vitalista y con una salud de hierro, a una persona triste, iracunda, débil y sobre todo enferma, constantemente enferma. Pasé por una neuralgia de trigémino, una gastritis crónica, colon irritable, síndrome de Tourette, brotes muy fuertes de acné, varios ingresos en el hospital con cuadros de vómitos muy fuertes que no remitían…. en fin…. enfermedades por decirlo de alguna forma «habituales», pero siempre sin una causa física que las ocasionara y que me mantenían encerrada en casa y me hicieron sentir como si tuviese 90. Pasé por las manos de muchos médicos y naturistas, pero nada cambiaba mi «racha» de calamidades. Tenía también brotes de ira repentinos, ira que achacaba a mi estado de salud, a la impotencia de verme imposibilitada para llevar una vida normal, pero nada más lejos de la realidad.

No sé ni cómo ni por qué, decidí buscar ayuda psicológica para aprender a vivir de esta forma, y entonces encontré a Francisco. Tengo que decir, que no tenía mucha fe en este tipo de terapias, ni por internet ni presenciales, así que digamos que empecé en esto un poco a la desesperada, como último recurso y que hoy por hoy, todavía no sé cómo explicar la repercusión tan beneficiosa que ha tenido en mi vida el haberla seguido.

Estoy escribiendo esto con una sonrisa enorme en la cara, porque creo que por primera vez soy realmente consciente, de que aquel infierno en el que estuve inmersa durante los años de enfermedad solo lo provocaba yo misma, que la vida para mí no es «sufrirla» cada día, sino vivirla con tranquilidad y disfrutando de esas pequeñas cosas que nos pasan inadvertidas. Aprendí a que no hay nada peor en esta vida, que cerrar los ojos ante lo que tu cuerpo dice que debes abrirlos, a escucharme y cuidarme un poco más. Todo esto, fue posible gracias a la terapia de Francisco, él no te cura, ni elimina los problemas con una varita mágica, pero te pone tantas herramientas en la mano para que puedas hacerlo por ti misma que es prácticamente imposible que no funcione.

Me fue guiando poco a poco, unas veces como un padre, otras como un amigo, incluso alguna como si fuese un extraño que observa desde fuera sin perder su punto crítico. Me hizo reír (mucho), llorar (un poquito), incluso enfadarme en alguna ocasión. Consiguió no aburrirme o desanimarme (cosa difícil), logrando así su objetivo de mantenerme con ganas de seguir adelante y no rendirme.

Puedo decir que hoy, me siento bien conmigo misma, hace tiempo que al médico no voy más que por algún catarrillo de vez en cuando, y que sigo usando algunas de las técnicas que me enseñó consiguiendo cada día mejores resultados. He recuperado mis ganas de viajar, de hacer planes, de trabajar y de relacionarme con los demás, así que puedo decir que esta consulta es TOTALMENTE RECOMENDABLE.

En vacaciones quiero dejar de fumar y pienso volver a acudir a él, ya que sé que aunque lo puedo dejar sola, con su guía resulta todo mucho más fácil.

 

Eneko, 46 años, de Bilbao. Ansiedad e insomnio.

Con estas líneas sólo quiero resumir el resultado de las sesiones que en terapia online he tenido, tengo contigo.

Hace ya unos meses que decidí que no podía seguir viviendo dependiendo de las pastillas para poder superar mis problemas de ansiedad y de insomnio.

Desde hace más de 15 años que comencé con un proceso de ansiedad que he ido camuflando con medicamentos para poder sobrevivir y también para poder dormir, cada vez con dosis más elevadas día a día.

Ahora es el día que con la ayuda de la terapia online, con tu ayuda, desde hace meses, hago una vida normal, mis problemas de ansiedad han ido desapareciendo y mis problemas de insomnio también, noto que soy una persona diferente y las pastillas ya no forman parte de mi día a día.

Esto no ha sido por casualidad, cuando empecé contigo tenía bastantes dudas de si este tipo de terapias serían efectivas o no. Antes de estar contigo ya había tenido contacto con algún que otro psicólogo y psiquiatra, siempre lo dejaba porque no obtenía beneficios.

Con esto no quiere decir que haya sido fácil, ni mucho menos, he tenido que trabajar bastante, pero el conjunto de las diferentes técnicas utilizadas y el trabajo que hemos realizado para el conocimiento de mi personalidad ha dado sus frutos y ahora puedo decir que soy una persona nueva, me encuentro feliz.

Sé que no puedo bajar la guardia porque durante muchos años he estado pensando y actuando de una determinada manera que no me ha beneficiado en absoluto y que ha sido el origen de mis problemas de ansiedad, pero todo lo que he aprendido en la terapia hace que me encuentre ‘’fuerte’’ y piense de forma positiva y con comprensión, te lo agradezco no sabes cuanto.

ENEKO. BILBAO.

 

Duna, 23 años, Santiago de Compostela.

Hola :

Soy una estudiante de 23 años y vivo en Santiago . Desde que era pequeña he tenido la autoestima baja y mucha inseguridad en mí misma , pero en los últimos años , por el consumo de drogas , mi fobia social a aumentado  y he llegado al punto de sentirme inferior que los demás, tener miedo a salir a la calle sola, no atreverme a ir a un bar yo sola para esperar a una amiga, estar obsesionada con lo que piensan los demás de mi cada vez que hablo , creer que me critican a mis espaldas , tener miedo a hacer el ridículo … lo he pasado realmente mal por esto , he probado a asistir a psicólogos , aunque nunca he solucionado mi problema, por una razón o por otra nunca he seguido adelante con una terapia , además de lo caro que supone permitirse eso para una estudiante .

Se me ocurrió probar la psicología online porque era más barato y me parecía que así podría soltarme más y explicarme mejor , al no verme cara a cara con el psicólogo , y la verdad es que llevo un mes de terapia y estoy mejorando un montón . En las sesiones me atrevo a decir cosas que no   me atrevería a decir si tuviera a la persona enfrente, además, estoy mucho más cómoda porque estoy en mi casa y puedo tomarme una cocacola o fumarme un cigarro si me apetece mientras hablo con mi psicólogo ( aunque lo de fumar va durar poco, porque uno de nuestros próximos objetivos es dejar el tabaco).

En las sesiones nos da tiempo a abordar diferentes temas y se avanza mucho con cada sesión; además no solo hablamos , también me da tareas para que trabaje yo sola y podamos aprovechar mejor el tiempo, me da cosas que leer, preguntas a las que responder, objetivos que cumplir… Todo esto resulta muy útil y a mi me está ayudando mucho, poco a poco voy superando mis fobias y subiendo mi autoestima, sintiéndome más segura, todo esto en muy pocas sesiones . Cuando tengo una crisis, por algún problema o necesito contarle algo, puedo escribirle y él me contesta con bastante rapidez y sin cobrarme nada .

Creo que si la psicología online no es muy conocida, es porque es algo nuevo que la gente no se atreve a probar, pero yo que he probado las dos cosas prefiero la psicología online , os recomiendo que la probéis como hice yo pagando una sola sesión la primera vez para ver como es y después si os gusta comprando el bono. Creo que  no os vais a arrepentir .

Un saludo desde Santiago de Compostela

Duna

 

Matilde, 33 años. Vigo

Mis problemas comenzaron hace 11 años. Tuve una depresión grave y durante 2 años no levanté cabeza. Lo más difícil fue entender qué me ocurría y buscar ayuda profesional. Comencé con un psicólogo haciendo psicoterapia. Las sesiones duraban una media hora y eran bastante duras para mí. A veces no quería ir, aunque me proporcionaron alivio y, lo más importante, me ayudaron mucho a entender qué me ocurría y a conocerme más. Mientras duró la terapia, seguía sin recuperarme del todo, así que acudí a un psiquiatra que me recetó un antidepresivo. Este médico era una persona muy buena, muy humana y me ayudó también. El caso es que hace unos 4-5 meses comencé a trabajar en una empresa nueva y empecé a tener ataques de ansiedad bastante fuertes. En ese momento, me dí cuenta de que durante mucho tiempo no había sido feliz y que hacía también infeliz a la persona con la que vivía. Quería empezar una vida nueva, recuperar la seguridad en mí misma y en mi relación de pareja y también tener hijos, así que decidí buscar ayuda profesional de nuevo. Necesitaba algo rápido, relativamente barato y con mayor frecuencia en las sesiones. Había leído un libro sobre terapia cognitivo-conductual y encontré esta consulta on-line que ofrecía esta terapia. Al principio dudé por el sistema, porque no conoces a la persona cara a cara y porque era distinto, pero no quería dejar pasar más tiempo y empeorar, así que me apunté y la verdad es que creo que es una de las mejores decisiones que pude tomar. Una semana después de contactar con el psicólogo ya tenía la primera cita. Las sesiones son más largas que las consultas presenciales, más baratas y hay un intercambio mucho mayor de información entre sesiones. Sirve de mucho saber que si te encuentras mal tienes alguien en quien apoyarte que leerá tus mensajes y te contestará en seguida, porque en la seguridad social las citas las dan como mínimo para 1 mes, y la verdad es que cuando te la dan ya casi ni te acuerdas de lo que te sucedía. Las sesiones online y esta terapia para mí han resultado muy bien, porque me siento muy cómoda y desinhibida para hablar, la sesión la hago desde casa con toda comodidad y porque hay un intercambio muy importante con el psicólogo, que te sirve de guía y de apoyo. Hay que trabajar bastante, sobretodo haciendo registros de tus pensamientos, pero yo estoy orgullosa de eso, porque se aprende mucho sobre cómo pensamos y cómo nuestra forma de afrontar la realidad nos hace sentirnos. Ahora tengo muchas herramientas que utilizar, como la parada de pensamiento, la relajación autógena (que me va muy bien, y ha bajado mucho mi ansiedad), la asertividad. Pero una de las más importantes para mí es haber aprendido a analizar lo que pienso y a no dejarme llevar sin más por mi cabeza sin poner en cuestión lo que sale de ella. Hay momentos peores y mejores durante la terapia, altibajos, porque muchas de las cosas que me ocurren, que pienso, llevan conmigo desde joven, y cambiarlas cuesta, pero merece la pena. Ya hace unas 3 ó 4 semanas que me encuentro mucho mejor y poco a poco voy avanzando más, así que animo a cualquier persona que tenga algún problema a que se lance, que lo intente; no pasa nada por necesitar de vez en cuando “una muleta para caminar”.

Matilde. 33 años. Vigo.

 

Sofía, 37 años. Sevilla

Hola

Me gustaría, de alguna manera, contar mi experiencia con la terapia on-line.

Hace 15 años hice terapia por primera vez con una psicóloga de mi ciudad, la experiencia fue muy positiva, creo que me ayudó en muchísimos aspectos a superar los problemas que tenía por entonces, a crecer y a orientarme.

Tuve suerte, realmente me puse en manos de la mejor, y me alegro porque es muy importante elegir bien a la persona que nos va a ayudar. Pasado el tiempo decidimos entre las 2 que ya era hora de andar sola, estaba muy bien y ya había aprendido, de alguna manera, a seguir adelante sin ayuda.

En todo este tiempo he tenido momentos bueno y malos, como todo el mundo, pero hace unos meses me encontraba realmente mal, fue como retroceder de golpe todo lo andado y no saber hacia dónde ir, una crisis en toda regla…

Un día estaba buscando una solución a mi malestar y se me ocurrió mirar en Internet , tuve la suerte de encontrar nuevamente la mejor solución y comencé  a hacer terapia online…

Al principio me costó un poco decidirme, era difícil plantearme esta posibilidad porque era algo tan nuevo para mí que hasta yo misma me sorprendía de lo que estaba haciendo.

Mi principal problema era que realmente no sabía lo que me estaba pasando pero estaba fatal, me estaba afectando en mi trabajo con una falta de concentración enorme, en mi familia me sentía como una inadaptada, mi marido tiene 1 hija adolescente y  yo era incapaz de acercarme a ella, me veía como una egoísta totalmente  amargada, incapaz de quererme ni de querer a nadie. En resumen una crisis total.

Lo importante ha sido dar el paso, empezar a hacer algo para solucionarlo y encontrar la solución adecuada. Cuando se empieza a ponerle nombre a lo que te pasa y ves que alguien te puede ayudar y sabe lo que te pasa, cada día  nunca es peor que el anterior, cualquier avance, por pequeño que sea, relaja y poco a poco se va solucionando todo. Yo cuando descubrí que tenía unaAnsiedad de caballo y que los síntomas de muchas cosas que me pasaban se podían justificar y había una solución para “curarlo” empecé a mejorar mucho.

Realmente me ha servido, tiene una ventaja muy grande y es la posibilidad de desinhibirte por completo, es bastante más fácil abrirte y ser sincero con uno mismo, creo que se avanza más que con la terapia presencial. Me he atrevido a enfrentarme a cosas que jamás me planteé en mi anterior tratamiento.

Escribo esto porque yo lo hubiera necesitado, tenía mil dudas iniciales.

Si estas leyendo esto será porque probablemente estés como yo al principio, y no sepas de nadie que ha hecho terapia online. Ahora ya sabes de alguien…

No lo dudes porque esta muy bien, tiene muchas ventajas y lo más importante…te puede ayudar mucho.

Saludos, Sofía

 

Deja un comentario